Leticia Dolera: “Si existiera la meritocracia no serían cuatro hombres los candidatos a presidente del Gobierno”

Néstor Báez Hernández

“Somos la mitad del mundo. Y de la imaginación”. Estas palabras de Lorca las pronunció la actriz, directora y guionista Leticia Dolera en la pasada Gala de los Premios Goya junto a la directora Paula Ortiz para reivindicar la importancia de las mujeres en la industria del cine. Y es que esta fue una de las galas más reivindicativas de los últimos años. Una gala en la que las mujeres de la profesión alzaron la voz para reivindicar su puesto y para denunciar el machismo que impregna el mundo del cine, al igual que en el resto de la sociedad.

Leticia Dolera es una de las personalidades más activas en la reivindicación feminista en nuestro país. Y esto lo hace desde dentro de la industria, ya que, según dice, precisamente es eso lo que le otorga un altavoz y hace que su mensaje sea más escuchado. Por ese motivo se ha involucrado en campañas como la del Ayuntamiento de Madrid “No es no” contra la violencia machista y aprovecha los medios que tiene a su alcance, ya sea Twitter o la televisión para visibilizar la situación de la mujer.

La actriz, que empezó su carrera en la mítica Al salir de clase, ha participado en películas como El otro lado de la cama y series como Hospital Central y El Barco. En 2015 dirigió su primera película Requisitos para ser una persona normal, de la que también es guionista y protagonista.

Dolera publicó el pasado mes de febrero el libro Morder la manzana. La revolución será feminista o no será, libro que, según dice, le hubiera gustado leer cuando era adolescente y en el que explica la importancia de rebelarse contra el sistema patriarcal.

El 7 de marzo de 2018 recibió la placa honorífica Clara Campoamor concedida por el Ayuntamiento de Madrid, con motivo del 8 de marzo por su denuncia a la desigualdad y al acoso sexual al que se ven reprimidas las mujeres. Y es que tal y como ella dice: “el feminismo se está rebelando contra el sistema, no contra los hombres”.

Hace justo un año tuve la oportunidad de entrevistar a Leticia Dolera precisamente sobre este tema que, afortunadamente, se ha puesto tan de actualidad.

1. ¿En qué medida crees que existe machismo en el mundo del cine?

Son dos vertientes, una cosa es el relato y otra es las trabajadoras del cine. Que van de la mano pero que no dejan de ser dos cosas distintas.

En cuanto a las trabajadoras del cine pues yo creo que no se trata de lo que yo opine sino de los datos. No recuerdo los números exactos, pero venía a ser como que las mujeres directoras eran un 9% o un 10%, y las guionistas creo que eran un 15%, entonces, bueno ahí hay una desigualdad. Si nos vamos a otros sitios de equipo como puede ser fotografía, música o montaje pues es todavía más sangrante la diferencia. Y, digamos que, esto al final tiene una repercusión, ya que parece que las mujeres no pueden ocupar cargos de responsabilidad. Estamos es para ser el apoyo de, o sea, las ayudantes de otras cabezas de equipo que son hombres, y eso pues no puede ser, es algo con lo que llevamos luchando hace siglos. Es el resultado de una sociedad desigual y machista, que discrimina a la mujer por el hecho de ser mujer.

Y luego en cuanto al relato, es una consecuencia. El hecho de que haya menos mujeres directoras al final repercute con que haya menos personajes protagonistas femeninos, no porque los hombres no puedan hablar de mujeres o las mujeres no puedan hablar de hombres, pero sí que es verdad que al final uno tiende a hablar de lo que conoce. Así como yo tiendo a hacer personajes femeninos, los guionistas o los directores hombres tienden a hacer personajes masculinos. Es muy importante porque al final desde el relato cultural estás creando referentes y estás contando cómo funciona el mundo. En realidad todas las películas son política, todas las películas tienen una lectura política y la lectura que hacemos desde nuestro relato cultural es que el hombre está en el centro, es el que toma las iniciativas, el que se adueña de la acción, y la mujer está ahí como de consorte, para sufrir,  para querer o para cuidar, que es algo que, no es malo, pero que es un error en el momento en que esa es la única representación que se da a la mujer en el relato cultural.

2. ¿Por qué en la gala de los Goya no se intenta hacer política desde ese punto de vista y conseguir que las mujeres también estén representadas?

Bueno, no se tiene que hacer en la gala de los Goya, se tiene que hacer a nivel industrial.

Los productores, que son la mayoría hombres, y las cadenas de distribución tienen que confiar en el relato femenino y confiar en las mujeres directoras, que es algo que no hacen. Entonces, desde el momento en el que las mujeres directoras están relegadas a un circuito mucho más alternativo, que no es que sea menos interesante pero sí es un circuito de menor difusión, donde existen menos salas, con una inversión menor. Al final parece que el cine hecho o protagonizado por mujeres tiene menos taquilla. Pero esa no es la razón. La razón es que el circuito de distribución es más pequeño porque a nivel económico no se confía en estas producciones y quedan relegadas a un nivel más secundario. Y lo que pasa es que la gala de los Goya al final es un reflejo de la industria. Si hay menos mujeres directoras habrá menos mujeres nominadas, si hay menos mujeres directoras de fotografía habrá menos mujeres nominadas también. Lo que pasa es una consecuencia.

3. ¿Crees que la sociedad española está realmente concienciada con la situación de la mujer tanto en el cine como en otros ámbitos?

Creo que al final no se trata de lo que cada uno piense desde su opinión subjetiva, sino de los datos que hablan por sí mismos. Y son súper sangrantes. No es que las mujeres no estemos en puestos de importancia, sino que nos han contado que eso es una cosa de hombres, y nos lo han contado desde hace siglos. También nos han contado que nos tenemos que dedicar a los cuidados, que nos tenemos que dedicar a la casa, que cuando un familiar está enfermo tenemos que ocuparnos nosotras. Al final todo el relato cultural también es el relato de la sociedad, como la sociedad es machista pues el relato también lo es y nuestra cultura también lo es.

Para que haya un cambio realmente a nivel industrial y a nivel de relato cultural, tiene que haber un cambio transversal que esté apoyado por medidas política, económicas y también por una responsabilidad de la gente que nos dedicamos a la cultura. Cosas como entender que cuando tienes un hijo, la madre es la que se ocupa de él, que la baja de paternidad sea mucho menor que la de maternidad, pues ahí ya, estás creando un techo de cristal. Y es la cultura la que lo vertebra todo, si seguimos representando a la mujer como la que se ocupa de los cuidados, la que sufre o la que está para darle un beso al héroe al final de la película, pues vamos a seguir fomentando esa posición secundaria de la mujer en la sociedad.

leti05
Fuente: Fotogramas

4. Por tanto, consideras que el cine tiene un papel importante a la hora de cambiar el machismo en la sociedad…

Claro, porque el arte no solo refleja la realidad, también la construye. A través de las películas contamos quienes somos, pero también quienes aspiramos a ser, o quienes tenemos miedo de ser. Estamos creando referentes.

Personajes como la protagonista de la última de Star Wars son muy importantes. Es una mujer de acción, que toma decisiones, que no necesita que un hombre le coja de la mano para correr. Al final todo esto, que son películas que van destinadas a un público infantil o adolescente, afecta mucho, porque cuando tú ves algo en la pantalla tú aspiras a ser. Hay algo aspiracional, de empatía y de admiración con los personajes, que lo vas a tener siempre. Entonces si siempre les contamos a las niñas que son los hombres los que toman el centro de las historias, y les contamos que su rol es secundario en las historias y en la vida, pues ese va a ser el rol que las niñas tiendan a adoptar; y va a ser el rol que los niños tiendan a exigir también.

5. ¿Afecta a la hora de que te ofrezcan más o menos trabajo que defiendas abiertamente la causa feminista?

Eso no lo sé, tendrías que preguntarles a directoras, directores, o gente que está en posiciones de poder, porque yo no sé si por eso me ofrecen o no me ofrecen.

Sí que es verdad que en los últimos tiempos los guiones que me han llegado me parecía que las mujeres tenían un papel y un rol muy determinado. Insisto, no es que esté mal que en una determinada película una mujer se quede en casa o una mujer aparezca poco porque simplemente es la pareja de alguien; el problema es cuando esa es la única representación que hacen de las mujeres en las películas. Me han llegado personajes de ese tipo y he preferido no hacerlos. No por el personaje en sí, sino porque la película, en su cómputo total, da una visión machista de lo que es la sociedad.

6. Entonces se había negado a hacer algo por considerarlo machista…

Sí.

7. ¿Cree que el gobierno está haciendo lo suficiente para acabar con el problema del machismo en nuestro país?

Es obvio que no. De hecho sigue habiendo cargos públicos que han hecho declaraciones ultra misóginas, barbaridades que muestran una falta de sensibilidad y de cultura súper llamativas, y que siguen ahí, en su puesto público, no les han hecho dimitir. Eso ya me parece tremendo, eso es ser un colaboracionista de la cultura machista.

Aparte, no se están tomando las políticas que deberían. Se recorta la ley de dependencia, y eso va a repercutir en las mujeres. Si no se igualan las bajas de maternidad y de paternidad, también va a repercutir en las mujeres. Si no se imponen una serie de cuotas en determinadas industrias no va a haber un cambio, porque al final para que las mujeres estemos puestos de poder no se trata solo de talento. Si existiera la meritocracia no serían 4 hombres los candidatos a presidente del gobierno, no habría siempre hombres en los cargos de decisión, en la RAE, en el Poder Judicial…  No vivimos en una meritocracia, y como son hombres los que gobiernan, no hacen políticas para que esto cambie. Esas cuotas tan temidas por hombres, e incluso por mujeres, son la única medida que nos queda para visibilizar el talento oculto, que no llega porque no se le deja.

8. Usted dirigió una película Requisitos Para Ser Una Persona Normal, que trata de una persona que no encaja con el resto. ¿Sintió cuando dirigía la película, o incluso cuando escribió el guion, que no encajaba con el resto, con la industria en ese momento?

Bueno, esa sensación la suelo tener cada cierto tiempo. Vivimos en una sociedad que tiende a convertirnos a todos en seres iguales, y creo que lo bonito es que cada persona es un mundo, cada uno es como es, y no hace falta encajar en nada. No hay por qué encajar en una industria, al final es cada uno intentando hacer su propio camino siendo fiel a sus ideas y a lo que le gusta.

leti03
Fuente: Fotogramas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s